Ei-iE

Grecia: Los Docentes son víctimas de agresiones en medio del estallido de violencia

publicado 1 julio 2011 actualizado 6 julio 2011

Durante las protestas de ayer contra los recortes draconianos en el presupuesto, aprobados por el parlamento el miércoles, una serie de enfrentamientos se desataron entre los miembros de los sindicatos de docentes griegos y las fuerzas policiales. La manifestación que estuvo encabezada por la Federación Griega de Docentes de Educación Secundaria (OLME) y la Federación Griega de Docentes de Primaria (DOE), tuvo lugar en la Plaza Sintagma, en Atenas.

Aunque el movimiento sindical griego es consciente de que una reducción del gasto público es necesaria, se oponen a planes que golpearán con innecesaria dureza a los trabajadores y a los grupos más desfavorecidos. Los sindicatos de la educación ya han tenido que lidiar con el cierre de casi mil escuelas este año y temen que futuras reducciones en el presupuesto educativo traerán consigo más cierres.

En el Congreso de la OLME, a principio de semana, el secretario general de la IE, Fred van Leeuwen, hizo referencia a las condiciones con las que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional han otorgado los préstamos para prevenir la bancarrota del país: “Grecia parece haber sido designada como el laboratorio de la globalización, donde ingenieros financieros pueden experimentar libremente sus discutibles teorías, y descubrir hasta donde se pueden bajar los salarios, reducir los derechos de las pensiones y prescindir de los valiosos servicios públicos.”

Fred van Leeuwen también señaló que era inaceptable por parte del gobierno que, mientras los indispensables servicios públicos, tales como la educación, se ven reducidos, los grandes pedidos de armamento a proveedores alemanes y franceses no se han visto afectados.

La policía hizo uso de gases lacrimógenos contra los manifestantes, y alrededor de unas 500 personas resultaron heridas, incluido el funcionario de la DOE, P. Vainas (en la foto), que fue llevado al hospital después de haber sido golpeado por un agente de la policía.