Ei-iE

El presidente de Sudáfrica da marcha atrás en cuanto al aumento de la matrícula universitaria

publicado 23 octubre 2015 actualizado 26 octubre 2015

El presidente Jacob Zuma ha revocado su decisión de aumentar las tasas de matrícula universitaria en 2016 ante las grandes protestas estudiantiles organizadas en todo el país para oponerse a un aumento propuesto del 11,5 por ciento.

Las protestas, que se han calificado como las mayores protestas desde el fin del apartheid, han plagado Sudáfrica esta semana; los/las estudiantes han expresado firmemente su oposición al plan del Gobierno de aumentar las tasas de matrícula universitaria hasta en 11,5 por ciento el año que viene. Las tensiones estallaron en muchas manifestaciones y hubo enfrentamientos entre los/las estudiantes y la policía.

El South African Democratic Teachers’ Union(SADTU) expresó su apoyo en una declaración firme, en la que pedía al Gobierno que haga la educación superior accesible para todo el mundo.

“Instamos al Departamento de Educación Superior a tomar la iniciativa de establecer la estructura de tasas para las instituciones de enseñanza superior”, decía la declaración. “No podemos permitir una situación en la que Sudáfrica, como país en vía de desarrollo, tenga universidades que se gestionan como empresas y que por lo tanto deniegan a la mayoría el acceso a este derecho que representa una forma de salir de la pobreza”.

Basil Manuel, presidente de la National Professional Teachers’ Organisation of South Africa(NAPTOSA), dijo en respuesta al recorte de subvenciones a la educación por parte del Gobierno: “Tenemos que acabar con esta cultura detestable de sacrificar la educación de nuestros hijos/as cada vez que el Gobierno fracasa en algo”.

El aumento de las tasas y del coste de los libros ha supuesto una presión financiera para los/las estudiantes, muchos de los cuales tienen dificultades para llegar a fin de mes en un país con grandes disparidades económicas. Las protestas, que se han calificado como las mayores protestas desde el fin del apartheid, han plagado Sudáfrica esta semana; los/las estudiantes han expresado firmemente su oposición al plan del Gobierno de aumentar las tasas de matrícula universitaria hasta en 11,5 por ciento el año que viene. Las tensiones estallaron en muchas manifestaciones y hubo enfrentamientos entre los/las estudiantes y la policía.

El South African Democratic Teachers’ Union(SADTU) expresó su apoyo en una declaración firme, en la que pedía al Gobierno que haga la educación superior accesible para todo el mundo.

“Instamos al Departamento de Educación Superior a tomar la iniciativa de establecer la estructura de tasas para las instituciones de enseñanza superior”, decía la declaración. “No podemos permitir una situación en la que Sudáfrica, como país en vía de desarrollo, tenga universidades que se gestionan como empresas y que por lo tanto deniegan a la mayoría el acceso a este derecho que representa una forma de salir de la pobreza”.

Basil Manuel, presidente de la National Professional Teachers’ Organisation of South Africa(NAPTOSA), dijo en respuesta al recorte de subvenciones a la educación por parte del Gobierno: “Tenemos que acabar con esta cultura detestable de sacrificar la educación de nuestros hijos/as cada vez que el Gobierno fracasa en algo”.

El aumento de las tasas y del coste de los libros ha supuesto una presión financiera para los/las estudiantes, muchos de los cuales tienen dificultades para llegar a fin de mes en un país con grandes disparidades económicas.