Ei-iE

Se necesita una escuela entera, si no toda la sociedad, para enseñar sobre derechos humanos

publicado 8 junio 2016 actualizado 9 junio 2016

Preparar a los estudiantes de hoy en día para su realidad multicultural va más allá de la enseñanza de los derechos humanos como lección independiente de una clase; al contrario, requiere la creación de un entorno donde todos comprendan, valoren y protejan los derechos humanos.

Eleanor Roosevelt, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas entre 1946 y 1952, fue una de las primeras defensoras de la educación en los derechos humanos y definió el enfoque necesario para transmitir estos conocimientos al destacar que «los derechos humanos no tienen ningún valor si la gente no los conoce, los comprende y exige que se respeten».

Para consolidar los progresos en este ámbito, el Consejo de Europa, que ha desarrollado y publicado una Carta sobre educación para la ciudadanía democrática y educación en derechos humanos completa, puso en marcha el Centro Wergeland de Europa. Ana Perona-Fjeldstad, Directora del Centro, explica cómo los objetivos más amplios de la educación implican preparar a los alumnos a través de una base de conocimiento profunda y avanzada para la vida y el empleo sostenible, pero también como ciudadanos de sociedades democráticas. 

«En numerosos sistemas educativos europeos, desarrollar la capacidad de comportarse como un ciudadano tiene una prioridad menor que adquirir las destrezas y conocimientos necesarios en el mercado laboral», declaró. «Por este motivo, el Consejo de Europa ha desarrollado un marco que describe las competencias principales que permiten a los ciudadanos participar de forma efectiva en una sociedad democrática. Esto no se puede conseguir con la enseñanza de una única lección en clase, sino que requiere que toda la comunidad escolar y la sociedad en su conjunto adopten los valores representados por los Derechos Humanos». 

Sneh Aurora, asesora sobre educación en derechos humanos, incide en la idea de que la educación sobre derechos humanos es clave para desarrollar una cultura sobre ellos y una sociedad que promulgue la dignidad, la inclusión y la igualdad. 

«La educación sobre derechos humanos es un proceso de aprendizaje de por vida que intenta fomentar el conocimiento, por una parte, y los valores, actitudes, comportamientos y actos por la otra», reflexionó.

Guntars Catlaks, Director del Centro Nacional para la Educación de la República de Letonia, destaca otro aspecto importante.

«El aprendizaje sobre derechos humanos conforma el primer paso fundamental hacia el respeto, el fomento y la defensa de dichos derechos. El conocimiento y la comprensión de los derechos humanos puede aportar a los jóvenes las competencias necesarias para conseguir una sociedad más pacífica y justa», afirma. «Para tratar estos aspectos, los docentes requieren apoyo y formación con el fin de desarrollar las destrezas necesarias».

Perona-Fjeldstad, Catlaks y Aurora fueron los principales ponentes en el Simposio sobre derechos humanos y valores en la educación de la Internacional de la Educación (IE) que se celebró en Riga (Letonia) el 7 y 8 de junio de 2016.

Haga clic aquí para descargar un documento de referencia sobre los enfoques de la educación en derechos humanos redactado por Sneh Aurora. Su presentación de Powerpoint está disponible aquí.

La presentación de Ana Perona-Fjeldstad está disponible aquí.

Fred van Leeuwen, Secretario General de la Internacional de la Educación, inauguró el simposio. Su intervención está disponible aquí.