Ei-iE

Reino Unido: aumentan las acciones sindicales por motivo de un conflicto salarial en las universidades

publicado 8 junio 2016 actualizado 13 junio 2016

El sindicato University and College Union del Reino Unido ha adoptado una estrategia para perturbar las jornadas de puertas abiertas y las ceremonias de graduación y boicotear las evaluaciones, a modo de protesta contra los contratos de corta duración y la brecha salarial de género.

En su Congreso 2016 celebrado en Liverpool del 1 al 3 de junio, el sindicato University and College Union(UCU) concretó las próximas medidas que tiene pensado tomar en lo que respecta a un conflicto salarial con la patronal de las universidades. Las jornadas de puertas abiertas y las ceremonias de graduación de las universidades se verán perturbadas a lo largo de este verano debido a una serie de huelgas convocadas por sectoriales sindicales individuales, que coincidirán con dichos actos.

Los afiliados al UCU que trabajan en la enseñanza superior también votaron a favor de intensificar las acciones para boicotear las evaluaciones y el establecimiento de objetivos durante el trimestre de otoño si para entonces el conflicto no se hubiera resuelto.

Fechas de las huelgas

“Tras la decisión de los sindicalistas de respaldar la intensificación de las huelgas, varias ramas sindicales locales ya han presentado las fechas de huelgas previstas durante las jornadas de puertas abiertas y las ceremonias de graduación”, ha declarado Sally Hunt, Secretaria General del UCU.

La patronal de las universidades tiene que entender que el personal no va a seguir aceptando unos niveles salariales tan bajos mientras que personas a niveles superiores están disfrutando de los beneficios derivados del aumento de fondos asignados a las universidades – señala Hunt. La Secretaria General añade que “nadie desea emprender acciones industriales, pero está claro que hasta aquí podíamos llegar”.

Dice que el UCU espera que la patronal responda positivamente a la decisión de los afiliados, y que les presente “una oferta salarial seria”.

Trabajar lo estipulado en el contrato

Además de abandonar sus puestos de trabajo el 25 de mayo, los afiliados del UCU han empezado también a no hacer nada más allá de lo estrictamente estipulado en el contrato, es decir que se negarán a trabajar horas extraordinarias, a establecer objetivos adicionales y a llevar a cabo tareas voluntarias, como por ejemplo cubrir las clases de los compañeros que estén ausentes.

El sindicato de educación ha solicitado además a los examinadores externos que dimitan de sus cargos en las juntas de exámenes, una medida que amenaza con perturbar las tareas de evaluación de este verano, cuando las juntas se reúnan para discutir las calificaciones cuestionadas. Los examinadores externos constituyen una parte crucial del proceso de garantía de calidad de las universidades, puesto que en cada uno de los cursos se necesita un profesional de este tipo para garantizar la justicia y equidad de la evaluación de una institución frente a otras.

Oferta de sueldos bajos

El conflicto salarial se desencadenó cuando los afiliados del UCU de las universidades abandonaron sus puestos de trabajo durante dos días, después de que la patronal de las universidades presentara una oferta salarial de apenas el 1,1%. El UCU dijo que las universidades se podían permitir pagar más y que la última oferta no resolvía el recorte salarial del 14,5% en términos reales que vienen sufriendo sus miembros desde el año 2009. Las restricciones a los salarios del personal se han producido a pesar del incremento salarial del 6,1% del que disfrutan sin embargo los rectores.