Ei-iE

Sindicatos de estudiantes y docentes reclaman la exclusión de la educación de los acuerdos comerciales mundiales

publicado 13 julio 2016 actualizado 14 julio 2016

La Internacional de la Educación (IE) y el Sindicato de Estudiantes Europeos (ESU) instan a los Gobiernos de Europa, Estados Unidos y otros países a excluir explícitamente la educación de los acuerdos comerciales mundiales como el TTIP, el Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TiSA) y el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre la UE y Canadá.

Al tiempo que arranca la 14ª ronda de negociaciones entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos sobre la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés), las dos organizaciones han presentado una declaración conjunta.

“Estamos convencidos de que estos acuerdos plantean amenazas directas para el suministro de servicios públicos de calidad, incluida la educación, en particular al restringir la capacidad de los Gobiernos para regular en defensa del interés público, fomentando una mayor liberalización de los servicios y ampliando los derechos de las corporaciones multinacionales”, ha declarado Fred van Leeuwen, Secretario General de la IE.

“Asimismo, queremos señalar la falta de exenciones claras e inequívocas para el sector de la educación. Las normas comerciales no deben restringir en ningún caso la capacidad de los Gobiernos y las autoridades públicas designadas para proporcionar empleos decentes y servicios públicos de calidad, como es la educación”.

Van Leeuwen hizo hincapié en que los Gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar el derecho humano a una educación pública y gratuita de calidad para todos y todas, acogiendo favorablemente la alianza de “estudiantes, las generaciones futuras de ciudadanos y líderes, que, más que nadie, están y se sienten preocupados por la garantía de un futuro próspero y sostenible, para lo cual los servicios públicos como la educación y la sanidad tienen un importante papel que desempeñar”.

“La educación es un derecho humano, y el acceso a la misma no debería estar condicionado por el contexto socioeconómico ni por ningún otro contexto de las personas. Para garantizar ese derecho se requiere gobernanza y apoyo público”, reafirmó Lea Meister, Presidenta del Sindicato de Estudiantes Europeo (ESU).

El ESU considera que el acceso abierto a todos los niveles educativos es la piedra angular de una sociedad social, cultural y democráticamente inclusiva, y un requisito indispensable para el desarrollo y el bienestar individual y social.

“Nosotros percibimos la educación no como una inversión en capital humano sino como una fuente para la creación de valores y un mayor crecimiento económico, en el contexto de una sociedad basada en el conocimiento. El ESU considera que la educación no debería ser jamás una mercancía. Los estudiantes están en contra de la limitación antidemocrática e injusta de la educación por parte de los mercados, y en contra también de la instrumentalización de la investigación y la enseñanza por parte de responsables de toma de decisiones en el ámbito privado para responder a los intereses comerciales. El ESU reclama por tanto una emancipación de las políticas educativas de las políticas económicas, y su exclusión de los acuerdos comerciales”.

El ESU y la IE realizarán una presentación conjunta sobre el tema “La educación en el TTIP: implicaciones para Europa y EE.UU.” en el encuentro de partes interesadas sobre el TTIP que tendrá lugar durante la 14ª ronda de negociaciones sobre el TTIP organizada por la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, que se celebrará en Bruselas (Bélgica) el 13 de julio.