Ei-iE

Casi 50 millones de niños/as “desarraigados/as” en todo el mundo

publicado 7 septiembre 2016 actualizado 8 septiembre 2016

Un nuevo estudio de UNICEF revela que casi 50 millones de niños/as se han visto desarraigados/as en todo el mundo, migrando para encontrar una vida mejor y más segura, y que 28 millones de ellos/as están desplazados/as por el conflicto y la violencia dentro de los países y entre ellos.

Estos/as niños/as, a menudo traumatizados/as por los conflictos y la violencia de los que huyen, se enfrentan a más peligros durante el camino, incluido el riesgo de ahogarse al cruzar el mar, malnutrición y deshidratación, trata de personas, secuestro, violación e incluso asesinato. En los países que atraviesan y en sus países de destino a menudo son víctimas de xenofobia y discriminación.

La grave situación de los/las niños/as fue revelada por un informe de UNICEF, publicado el 7 de septiembre, “Uprooted: The growing crisis for refugee and migrant children” [Desarraigados: La crisis creciente para los/las niños/as refugiados/as y migrantes]. Presenta nuevos datos sobre las vidas de millones de niños/as y familias afectados por conflictos violentos y otras crisis que hacen que arriesgar todo en un viaje peligroso parezca más seguro que quedarse en casa.

Estadísticas estremecedoras

“Desarraigados” muestra que:

• Los/las niños/as representan una proporción desproporcionada y cada vez mayor de las personas que han buscado refugio fuera de sus países de nacimiento: constituyen alrededor de un tercio de la población mundial, pero aproximadamente la mitad de los/las refugiados/as. En 2015, alrededor del 45 por ciento de los/las niños/as refugiados/as bajo la protección del ACNUR procedían de Siria y Afganistán.

• Veintiocho millones de niños/as se han visto obligados/as a abandonar sus casas por la violencia y el conflicto dentro de sus países y entre países, incluidos 10 millones de niños/as refugiados/as, un millón de solicitantes de asilo cuya condición de refugiados todavía no ha sido determinada y se calcula que hay 17 millones de niños/as desplazados/as dentro de sus propios países; se trata de niños/as que necesitan urgentemente asistencia humanitaria y acceso a servicios críticos.

• Cada vez más niños/as cruzan fronteras solos/as. En 2015, más de 100.000 menores no acompañados solicitaron asilo en 78 países, el triple que en 2014. Los/las niños/as no acompañados/as se encuentran entre los que corren el mayor riesgo de explotación y abusos, incluido por contrabandistas y traficantes.

• Aproximadamente otros 20 millones de niños/as que migraron a otros países han abandonado sus hogares por diversas razones, incluido pobreza extrema o violencia de bandas. Muchos/as corren un riesgo particular de abuso y detención porque no tienen documentos, tienen una condición jurídica incierta y no se realiza un seguimiento y supervisión sistemáticos de su bienestar.

El informe explica que los/las niños/as que han abandonado su casa o han sido desplazados/as por la fuerza de sus hogares a menudo no disfrutan de los beneficios potenciales de la migración, como la educación (uno de los factores principales para muchos/as niños/as y familias que deciden migrar). Un/a niños/a refugiado/a tiene cinco veces más de probabilidades de no asistir a la escuela que un/a niño/a no refugiado/a. Cuando pueden asistir a la escuela, es el lugar donde es más probable que los/las niños/as migrantes y refugiados/as sufran discriminación, incluido trato injusto y acoso.

Llamamiento a la acción

El informe de UNICEF destaca seis acciones específicas que protegerán y ayudarán a los/las niños/as desplazados/as, refugiados/as y migrantes:

• Proteger a los/las niños/as refugiados/as y migrantes, en particular los/las niños/as no acompañados/as, de la explotación y la violencia.

• Poner fin a la detención de niños/as que desean obtener la condición de refugiado/a o migrar introduciendo una serie de alternativas prácticas.

• Mantener a las familias juntas como la mejor manera de proteger a los/las niños/as y otorgar un estatus jurídico a los/las niños/as.

• Mantener a todos/as los/las niños/as refugiados/as y migrantes en la escuela y darles acceso a servicios sanitarios y otros servicios de calidad.

• Presionar para que se aborden las causas subyacentes de los movimientos a gran escala de refugiados/as y migrantes.

• Promover medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y la marginación.