Ei-iE

Sudáfrica: El límite de tasa universitaria es bien acogido

publicado 26 septiembre 2016 actualizado 4 octubre 2016

Los sindicatos de la educación consideran alentador el anuncio efectuado por el gobierno de Sudáfrica, según el cual los aumentos de las tasas universitarias serán limitados, y a las familias que disponen de bajos ingresos se les subvencionará este aumento con el fin de hacer más accesible la educación.

El ministro de Educación Superior y Formación, Blade Nzimande, afirmó que las universidades pueden aumentar las tasas hasta un ocho por ciento exclusivamente. Por otra parte, las familias que posean una renta familiar inferior a ZAR600,000 (39 000€) podrán solicitar que se les subvencione dicho aumento.

NAPTOSA: Se tendrán en cuenta las necesidades de ‘la clase media’

“La National Professional Teachers’ Organisation of South Africa (NAPTOSA) celebra el hecho de que se estén teniendo en cuenta las necesidades de los desfavorecidos y de la ‘clase media’, que comprende a los familiares de los docentes y otros funcionarios públicos”,  declaró la presidenta de NAPTOSA, Anthea Cereseto.

“Muchos padres encuentran dificultades a la hora de garantizar que sus hijos adquieran cualificaciones de enseñanza superior”, afirmó ella, alentando al ministro a abordar con carácter urgente la financiación estatal de las universidades.

NAPTOSA está presionando al Gobierno para que examine medidas de reducción de costes que contribuyan mejor a empoderar a las generaciones futuras, “a fin de que estas puedan desempeñar un papel significativo en la mejora de todas nuestras comunidades y en la construcción de la economía y el país”.

Asimismo, NAPTOSA espera que la Comisión Presidencial encargada de investigar la viabilidad de la enseñanza gratuita elabore propuestas factibles para poner en marcha un modelo de financiación a largo plazo, añadió la presidenta.

SADTU: El objetivo final es conseguir una educación superior de calidad y gratuita para todos

Además, el South African Democratic Teachers’ Union (SADTU) acogió favorablemente el hecho de que los desfavorecidos y ‘la clase media’, que incluye a los docentes, “no soporten el peso de los incrementos de tasas para el curso escolar 2017”.

No obstante, el sindicato insistió en que su posición de principios sigue siendo que Sudáfrica debe, en última instancia, proporcionar una educación superior gratuita para los hijos de la clase trabajadora.

Por otra parte, el sindicato de docentes apoya el llamamiento para crear un “impuesto sobre la riqueza” destinado a financiar la educación superior.