Ei-iE

El viaje a una conferencia internacional se convierte en una odisea para un académico colombiano

publicado 16 noviembre 2016 actualizado 17 noviembre 2016

Miguel Angel Beltrán, un académico de renombre invitado a pronunciar un discurso de apertura en la conferencia de la Internacional de la Educación sobre educación superior en Ghana se ha visto obligado una vez más a vencer la discriminación política para poder llegar a su destino.

Por fin frente a la audiencia de la 10ª Conferencia Internacional sobre Educación Superior e Investigación de la Internacional de la Educación (IE), Beltrán agradeció a los participantes su "inmensa solidaridad", ya que gracias a ella pudo finalmente llegar al lugar sonde se celebraba la conferencia. Durante el trayecto, fue retenido en el aeropuerto internacional de Panamá y enviado de vuelta a Bogotá, donde había comenzado su viaje, pero consiguió continuar con su itinerario y llegar a la conferencia para dar su discurso de apertura.

Superar obstáculos gracias a la solidaridad internacional

Desde 2009, Beltrán ha sido encarcelado en dos ocasiones, condenado por cargos falsos. Finalmente ha sido absuelto. A principios de septiembre, el Tribunal Supremo colombiano retiró la condena a 8 años de prisión que le había sido impuesta y dictaminó que los cargos contra Miguel Beltrán eran ilegales y estaban fundados en pruebas ilícitas.

En su discurso para la conferencia, Beltrán destacó que era clave "movilizarse a escala mundial para hacer frente a las fuerzas que están intentando acallar el pensamiento crítico". Asimismo, subrayó la importancia de la autonomía de las universidades en momentos en que la "libertad de expresión está cada vez más en peligro".

Recordó a las afiliadas presentes en la conferencia las acciones fundamentales de los sindicatos y de la solidaridad internacional. Como ejemplo, citó a su propio sindicato, ASPU, afiliado a la IE en Colombia para la educación superior, que también ha lanzado una campaña nacional de sensibilización sobre la importancia de la libertad de expresión.

Los participantes felicitaron a Beltrán con una enorme ovación y resolvieron que la solidaridad internacional no sólo funciona, sino que debería prevalecer como una fuerza a tener en cuenta.