Ei-iE

Mejorar la situación de los docentes en Francia

publicado 9 noviembre 2012 actualizado 26 agosto 2013

Enlaces adicionales:

Para conocer mejor la situación de la educación y los docentes en Francia, lea los cuatro artículos escritos por los afiliados franceses de la IE:

  • Francia: el tan necesitado relanzamiento de la enseñanza secundaria Por Odile Cordelier, secretaria nacional del Syndicat national des enseignements de second degré-Fédération syndicale unitaire(SNES-FSU/France), y vicepresidenta de estructura regional en Europa de la Internacional de la Educación, el Comité Sindical Europeo de Educación (CSEE).

La IE: la aportación de los docentes es vital

«La IE acoge con agrado los debates sobre el desarrollo futuro del sistema educativo y la situación de los docentes en Francia», ha dicho el secretario general de la IE Fred van Leeuwen.

«Es fundamental que se siga consultando a los docentes acerca de la aplicación práctica de las medidas que se han anunciado. Animamos también a las autoridades nacionales competentes a que continúen con la inversión financiera en una educación pública de calidad para todos».

el servicio público de la educación

El Syndicat national de l'enseignement supérieur-Fédération syndicale unitaire(SNESUP-FSU) ha explicado que la oferta educativa nacional en Francia es tripartita: el servicio público, que educa al 84 por ciento de los alumnos/estudiantes; el sector privado con contrato con el Estado; y el sector privado sin contrato.

La enseñanza reglada, desarrollada a partir de finales del siglo XIX, era de inspiración laica. Los primeros educadores encarnaron la visión del servicio público. Fue una imagen que confirió un elevado estatus social a los docentes. Hoy en día la situación es más heterogénea.

Cada modelo del Estado se corresponde con un proyecto de educación y sociedad donde la oferta de formación de docentes refleja las elecciones tomadas en el modelo educativo. Estos modelos de estado convergen con normativas burocráticas o posburocráticas.

Relanzamiento de la enseñanza secundaria

El objetivo de la Convención Nacional sobre Educación Secundaria comenzada en septiembre por el SNES junto con otros dos sindicatos, el SNEP (profesores de educación física y deportes) y el SNUEP (profesores de formación profesional), es iniciar este proceso. La campaña consiste en dar la palabra al personal educativo para que puedan elaborar listas de exigencias para los establecimientos escolares.

En la primera mitad de octubre, se elaborarán síntesis regionales y provinciales y se nombrará a los delegados que participarán en la jornada nacional de la síntesis, que se celebrará en París el 25 de octubre. Ese día se clausurará la Convención Nacional sobre Educación Secundaria y, a comienzos de noviembre se publicará un informe sobre la convención nacional para su distribución general y publicidad en los medios.

El Syndicat national unitaire des instituteurs professeurs des écoles et Pegc(SNUipp-FSU/France) ha subrayado que, este año, el sistema de enseñanza primaria se enfrenta a 4.600 recortes de empleo, lo que incluye el cierre de 1.407 clases, 1.949 docentes especializados menos, con la eliminación de 864 puestos de sustitución, 100 instructores de formación, 103 consultores de educación y 460 puestos de apoyo a la educación prioritaria.

Según la OCDE, Francia está a la cola de la liga de países miembros en lo que respecta al ratio personal-estudiante (5 a 100), muy por detrás de Portugal, Grecia y España, pero también de Suecia, Bélgica y Austria, países donde la tasa fluctúa entre 6 y 10.

En 2011, la OCDE también señaló que el país invirtió un 14 por ciento menos que la media en los países miembros de la OCDE y que los salarios reglamentarios de los profesores de primaria y secundaria con al menos 15 años de experiencia disminuyeron entre 1995 y 2009.

Las reformas son necesarias para que el sistema educativo avance. Hay que crear más puestos, pero se necesitan medidas más directas en relación con la mejora de las prácticas instructivas.

Para el SNUipp-FSU, el sindicato principal de la escuela primaria, la formación, el trabajo en equipo y «más alumnos que clases» son tres requisitos principales para hacer que los colegios progresen. La formación es esencial, porque los docentes tienen que estar preparados profesionalmente para poder enseñar mejor.

Desde 2007 a 2012, se han suprimido unos 80.000 puestos docentes en Francia mientras que, al mismo tiempo, el número de alumnos se ha mantenido prácticamente estable. La educación solo se ha contemplado en su dimensión financiera y, por tanto, como una manera potencial de ahorrar gastos al presupuesto nacional, en lugar de considerarla como un derecho universal.

Esto ha provocado el deterioro de las condiciones laborales de los docentes, la reducción de la calidad de la formación inicial, el menoscabo de la situación de la profesión docente en la sociedad y un salario bajo, que han hecho que los estudiantes de hoy en día pierdan interés por la profesión docente.

Elaboración de un nuevo marco legal y programa escolar

El 9 de octubre, el presidente francés François Hollande presentó el calendario de un «programa de cinco años para la Educación» ante 600 representantes de la educación, que en verano habían estado revisando las principales reformas prometidas durante la campaña presidencial.

Habrá dos etapas en las reformas de Hollande: los cambios desde el comienzo del curso escolar 2013, seguidos de un trabajo permanente de desarrollo hasta 2017. El objetivo es una transformación radical del sistema educativo francés que contribuirá a la «recuperación económica» del país.

El presidente: «Los colegios deben cambiar»

El comienzo del curso escolar 2013 supondrá una vuelta a las clases de cuatro días y medio en la escuela primaria, la introducción de nuevos programas de formación para los docentes, el lanzamiento de e-Education y la creación de un «órgano legítimo» para elaborar los planes de estudios.

«La escuela debe cambiar», ha afirmado Hollande. Esto llevará «tiempo y recursos» y el presupuesto nacional de educación se «blindará». Reiteró su compromiso de crear 60.000 puestos docentes durante su legislatura. Tras la creación de los 10.000 puestos anunciada para el comienzo del curso escolar, se crearán otros tantos puestos cada año durante los próximos cinco años.

Priorizar la educación primaria

La clave de todo esto, según el presidente francés, está en dar prioridad a la educación primaria desde el comienzo del curso escolar. La política de «más profesores que clases» se complementará con los nuevos métodos de enseñanza para «evitar que los niños se queden rezagados al inicio de su trayectoria escolar».

Todos los años, ahora mismo, un 15-20 por ciento de los niños pasan a la escuela secundaria sin dominar la lectura y las matemáticas lo suficiente para aprovechar las lecciones siguientes.

También cree que debería limitarse al mínimo el número de niños que repiten curso, lo que supondrá abordar de distinta manera las dificultades en el aprendizaje. Las notas deberían «indicar un nivel en lugar de castigar» y los deberes «deberían hacerse en el colegio y no en casa, para que los niños reciban apoyo y alcancen un mismo nivel».

La igualdad de oportunidades es uno de los objetivos principales de la reforma —la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OCDE) califica la educación francesa como una de las menos igualitarias del mundo.

Según Hollande, esto exigirá la vuelta a la escolarización de los niños menores de tres años en las zonas desfavorecidas desde el inicio del curso en 2013.

Formación docente

La formación de los docentes también está de nuevo en el programa. «Los centros de formación de docentes abrirán cuando empiece el curso en 2013», ha asegurado Hollande, que ha añadido que abordarán la «profesionalización tanto del contenido como del método».

El Union nationale des syndicats autonomes-Education(UNSA-Education) ha reaccionado reconociendo que una nueva mayoría política ha accedido al poder en Francia con una política educativa radicalmente diferente.

El respeto hacia los docentes ya se ha expresado en buena medida. Esto es importante pero no suficiente. Aún queda la cuestión de la adecuación de los salarios. Por último, la participación del personal docente en las distintas reformas que se han anunciado es fundamental.

En Francia, como en otros lugares, no se puede considerar a los docentes como meros implantadores de las políticas educativas. Son diseñadores, especialistas en enseñanza y personas que no cejan en dedicar su tiempo y energía por el bien de sus alumnos. Una sociedad que respeta a sus docentes y colegios es una sociedad que se prepara bien para su futuro.

El Syndicat national des enseignements de second degré-Fédération syndicale unitaire(SNES-FSU) ha reflexionado sobre el hecho de que hayan desaparecido treinta y cinco mil puestos en la enseñanza secundaria durante los cinco años de mandato del presidente Sarkozy, siguiendo una política de no sustitución de uno de cada dos funcionarios.

Estos ingentes recortes han dejado a colegios e institutos en serias dificultades, que han afectado por igual a alumnos, personal docente y no docente. La combinación del número de alumnos y de recortes de puestos de trabajo (-6,550) ha dejado huella. El tamaño de las clases ha aumentado en muchos casos de 28 o 30 alumnos en los colegios y 35 o más en bachillerato.

Esta política ha provocado una crisis grave en la contratación de personal, de ahí la necesidad de hacer una vez más que los empleos en educación sean atractivos. Las medidas urgentes iniciadas en julio —incluida la creación de empleo— tomadas por el nuevo gobierno van por el buen camino, a pesar de su limitado alcance. Las decisiones que se tomen en otoño de 2012 en cuanto a política educativa y presupuesto serán determinantes.

Esta nueva ley reglamentaria deberá cumplir un objetivo primordial: dotar de nuevo de un futuro al sistema educativo. El personal de la escuela secundaria debe aprovechar esta oportunidad para expresar sus opiniones, exigencias y esperanzas para que se tengan en cuenta en este próximo marco legal. El SNES ha asumido su responsabilidad como sindicato mayoritario del sector y ha decidido dar forma y esculpir este proceso.