Ei-iE

El sindicato de la educación impulsa la búsqueda de soluciones adecuadas al contexto para hacer frente a los desafíos que plantea la COVID-19, por Shri N. Rangarajan y el Dr. J. Eswaran.

publicado 29 julio 2020 actualizado 17 agosto 2020
Escritos por:

En marzo de 2020 el calor tropical era cada vez más intenso en Tamil Nadu, India. El profesorado se encontraba en plena planificación de las clases, interactuaba con el alumnado y daba a conocer sus progresos con vistas al último trimestre del año académico en un ambiente escolar muy animado. El Gobierno del estado anunció en primer lugar un confinamiento completo en la capital del estado, Chennai. Los docentes y las docentes se preguntaban lo que les esperaba tanto a ellos como a los niños y las niñas a raíz de las noticias amenazadoras que llegaban sobre los casos y las víctimas de la COVID-19 en todo el mundo. Antes de que tuvieran tiempo de entender la situación y de poner en marcha planes de contingencia para esta pandemia sin precedentes, el estado de Tamil Nadu fue confinado completamente y se cerraron las escuelas primarias estatales hasta nuevo aviso.

El personal docente de la escuela primaria se enfrentó a un desafío particular que comparten muchos países de ingresos medianos bajos (PIMB), donde el contacto con el alumnado y sus familias tuvo que establecerse en unas condiciones muy poco corrientes. Ya han pasado más de 14 semanas desde que las escuelas cerraron sus puertas debido a la pandemia de la COVID-19, por lo que se está planteando el reto de lograr que el alumnado mayoritariamente desfavorecido económicamente que vive en zonas rurales remotas, pueblos y ciudades del estado de Tamil Nadu y prácticamente en toda la India siga teniendo interés y estando comprometido.

Las familias de la gran mayoría de los niños y las niñas de la escuela primaria son jornaleras o bien se encuentran empleadas temporalmente o desempleadas. En vista de la situación socioeconómica sumamente amenazadora provocada por la COVID-19, el profesorado de la T amil Nadu Elementary School Teacher’s Federation(TESTF) aunó sus esfuerzos para llevar a cabo diversas actividades comunitarias de apoyo y liderazgo. Entre ellas figura concienciar a las comunidades para promover el distanciamiento social, el lavado de manos y el mantenimiento de unas buenas instalaciones sanitarias en entornos de escasos recursos y zonas residenciales superpobladas.

La membresía de la TESTF fue el primer grupo de empleados y empleadas públicos que voluntariamente donó un día de su salario mensual al Gobierno en respuesta a la amplia petición de colaboración realizada por los dirigentes nacionales ante la situación creada por la COVID-19. Además, los docentes y las docentes miembros de la TESTF también organizaron una campaña entre ellos para recaudar donaciones destinadas al Fondo de Ayuda del Ministro Principal dedicado a la lucha contra la pandemia de la COVID-19 en el estado de Tamil Nadu. En esta adversa situación, la entusiasmada captación de fondos realizada por los afiliados y las afiliadas del sindicato logró que se recaudaran 10 651 977 rupias (120 320 euros) destinadas a los fondos de ayuda, lo que puso de manifiesto el compromiso de la membresía de la TESTF con la comunidad.

Cuando los y las responsables y la membresía de la TESTF unieron sus esfuerzos para proporcionar productos básicos de ayuda inmediata, como mascarillas, desinfectantes, etc., para hacer cumplir las medidas de distanciamiento social en las comunidades locales y para difundir información de sensibilización en calidad de líderes comunitarios, se dieron cuenta de la importancia que tenía el desarrollo profesional continuo y la interacción con el alumnado en estas circunstancias extraordinarias. Con ese fin, el profesorado grabó sesiones lectivas similares a las de las aulas, que podían ser televisadas a través del canal educativo de la televisión gubernamental Kalvi TV, y participaron en cursos en línea que ofrecen orientación en materia de métodos de enseñanza basados en la tecnología para el mundo de la “nueva normalidad”. No obstante, la espinosa cuestión de cómo mantenerse en contacto con los niños y las niñas de corta edad de las zonas remotas, cuya única oportunidad y estabilidad en materia de aprendizaje proviene del sistema escolar, resulta cada vez más desalentadora para un docente o una docente de la escuela primaria.

Una encuesta más amplia sobre las repercusiones que tiene esta pandemia sobre nuestras escuelas y nuestro alumnado nos ha revelado claramente que la educación de la escuela primaria está en peligro, ya que la mayoría de nuestro alumnado no tiene acceso a ninguna herramienta de comunicación digital. Es evidente que la enseñanza presencial es más importante a esa edad que en cualquier otro nivel de la educación. Las perspectivas que ofrece el aprendizaje en el hogar son bastante difíciles para la mayoría de nuestro alumnado, para el que la vida cotidiana se ha convertido en una ardua tarea y la incertidumbre es la norma en su entorno doméstico. Las soluciones educativas que se ofrecen a través de cualquier medio electrónico son menos efectivas en estos niños y niñas de corta edad, ya que su interés y compromiso son difíciles de lograr sin la supervisión de un adulto.

Los complejos desafíos que conlleva la educación primaria en las comunidades desfavorecidas requieren que se preste una atención global y se propongan soluciones prácticas en lugar de posponer el hacer frente a la situación y planificar el uso de las escuelas como centros de tratamiento de la pandemia. La TESTF de Tamil Nadu se opuso a la idea de utilizar las escuelas como centros de cuarentena o de tratamiento contra la pandemia, pero estaba dispuesta a trabajar con el Gobierno para definir estrategias y desarrollar políticas que dieran prioridad a la educación de los niños y las niñas en las escuelas gubernamentales. Por lo tanto, hemos aprovechado esta época estival para buscar y proponer soluciones a través de nuestros propios grupos de aprendizaje, grupos de trabajo y grupos en línea creados a lo largo de los últimos dos meses.

A pesar de ello, el entusiasmo por ofrecer educación, el sentimiento de responsabilidad social y el compromiso de facilitar un buen entorno de aprendizaje manifestados por el personal docente no pueden dar sus frutos si no van acompañados de una financiación, un apoyo y unas directrices adecuados y de la aplicación de unas sólidas políticas. Es de obligado cumplimiento satisfacer necesidades básicas, como proporcionar agua limpia para lavarse las manos, jabón y desinfectante, y ofrecer al personal la capacitación que tanto necesita para poder impartir actividades de enseñanza y aprendizaje a distancia. También es fundamental que se planifiquen estrategias, se concedan subsidios y se desarrollen mecanismos para mantener las instalaciones sanitarias en buen estado y para realizar periódicamente una limpieza en profundidad en todas las escuelas durante la fase posterior a la pandemia.

Las escuelas y el personal docente son fundamentales para muchas comunidades, por lo tanto, una vez que las escuelas vuelvan a abrir sus puertas, el profesorado podría ofrecer durante meses y en las escuelas programas de concienciación destinados al alumnado y a sus familias. Nuestro enfoque de cabildeo consiste en pedir al Gobierno que proporcione el entorno de aprendizaje más seguro para los niños y las niñas de la escuela primaria con el fin de que la situación después de la pandemia no tenga un impacto en la ciudadanía más vulnerable de nuestro país. La aplicación y el cumplimiento de todas estas recomendaciones son primordiales para evitar la deserción escolar, la falta de compromiso y tener una mala experiencia escolar.

En general, el profesorado de la escuela primaria y la mayor asociación del personal docente de Tamil Nadu, la TESTF, han decidido seguir avanzando de una manera constante y con firmeza y acompañar a nuestros niños y niñas desfavorecidos hacia un futuro más brillante después de la pandemia. Sin embargo, los Gobiernos de todo el mundo deberían reconocer los desafíos mundiales que plantea la educación primaria en las comunidades desfavorecidas y proponer soluciones prácticas y reformas políticas que cuenten con el apoyo de los sindicatos de docentes, los expertos y las expertas pertinentes y las partes interesadas.

Las opiniones expresadas en este blog pertenecen al autor y no reflejan necesariamente ninguna política o posición oficial de la Internacional de la Educación.