Ei-iE

‘Panorama de la educación 2020’ de la OCDE: educación para unas sociedades más resilientes

publicado 2020-09-08 actualizado 2021-06-09

El pasado 8 de septiembre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó su informe anual Panorama de la educación 2020. Pese a que los datos se recopilaron antes de la crisis de la COVID-19, la pandemia y las penurias económicas que de esta se derivan no han hecho sino agudizar las preocupaciones indicadas en las conclusiones. Uno de los aspectos clave del informe es la educación y formación profesionales (EFP), segmento que se ha visto especialmente afectado por la COVID-19.

El informe recopila estadísticas recientes en materia educativa y las organiza en torno a un conjunto de indicadores. No incluye conclusiones en materia de políticas, pero ofrece abundante información sobre la que se fundamentarán los debates de la comunidad educativa, incluyendo a los docentes y las docentes y los sindicatos en los que se organizan. Asimismo, facilita comparaciones muy útiles por países. Además de poner el foco en la EFP, también aborda temas como “Resultados de las instituciones educativas”, “Acceso a la educación, participación y progresión”, “Recursos económicos invertidos en educación” y “Docentes, el entorno de aprendizaje y la organización de los centros escolares”.

La información recogida en el informe muestra las desigualdades en materia educativa entre los países y dentro de ellos. La información que las organizaciones afiliadas han hecho llegar a la IE y otros datos muestran que, por múltiples razones, la pandemia ha agudizado esas desigualdades y ha afectado especialmente a aquellos que ya estaban más marginados.

La EFP se ha visto afectada por la crisis no solo porque la educación a distancia no suele ser factible, sino porque también está vinculada al aprendizaje en empresas, por lo que acusó el impacto de los cierres y del desplome de la producción. La educación es esencial para la economía, pero esta relación es mucho más estrecha en el caso de la EFP. Sin embargo, suele ser demasiado a menudo el patito feo de los sistemas educativos, ya que no se le presta atención y no recibe la financiación suficiente.

El informe también indica que las mujeres están escasamente representadas en la EFP, en especial en aquellos ámbitos con posibilidades de derivar en empleos buenos, estables y bien pagados. Suele reproducir los patrones de género del empleo.

En algunos países se facilita el paso de la EFP a la educación terciaria de ciclo corto, lo que parece que ofrece mayores oportunidades formativas y laborales.

En relación con el informe, el secretario general de la IE, David Edwards, indicó lo siguiente: “El trabajo de la OCDE abarca los ámbitos económico, educativo y otros muchos ámbitos políticos. En Panorama de la educación 2020 se analiza la educación en el contexto de la consecución del objetivo de desarrollo sostenible 4, pero también se considera como un elemento esencial para la economía. El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, escribe sobre una ‘recesión brutal’ relacionada con la pandemia, que puede ser un lastre para las sociedades durante muchos años”.

“Una recuperación fuerte, en caso de que se produzca, requiere cooperación mundial y un compromiso renovado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Si hemos aprendido algo de la pandemia, es que unos servicios públicos correctamente financiados y de calidad no son un lujo o un ‘elemento accesorio’, sino que son esenciales y fundamentales para el funcionamiento adecuado de nuestras sociedades. La educación enriquece la vida de los estudiantes y las estudiantes y les da esperanza. Sin embargo, la misión de la educación también incluye sanar las heridas causadas por el odio y la intolerancia, reduciendo las desigualdades, cimentando la democracia y construyendo economías sólidas”.

El informe incluye un editorial del secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en el que establece lo siguiente:

“Ahora más que nunca, la pandemia supone un llamamiento para renovar nuestro compromiso político con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Garantizar que todos los jóvenes y las jóvenes tengan la oportunidad de prosperar en la escuela y de desarrollar las habilidades que les permitirán contribuir a la sociedad es el núcleo de la agenda mundial y el compromiso de la educación con la sociedad del futuro. La crisis actual ha puesto a prueba nuestra capacidad de lidiar con perturbaciones a gran escala. Ahora nos corresponde construir, como su legado, una sociedad más resiliente”.

Se puede acceder al comentario y el análisis de Panorama de la educación 2020 elaborado por la IE aquí.

El informe Panorama de la educación 2020 está disponible en este enlace.