Ei-iE

Camerún: Fortalecimiento sindical durante y después de la pandemia de COVID-19

publicado 7 octubre 2020 actualizado 9 octubre 2020

Un sindicato de docentes del sector privado ha decidido emprender una serie de actividades para garantizar unas condiciones de trabajo y de vida dignas para el personal docente y, además, fortalecerse y conseguir que las autoridades públicas escuchen realmente la voz del personal educativo.

Tras la pandemia de COVID-19, "el ingenio ha sido el denominador común de las acciones emprendidas", ha explicado el presidente del Syndicat des travailleurs des établissements scolaires privés du Cameroun(SYNTESPRIC), Luc Nhyomog.

"Pero el deseo de salvar el año escolar provocó que las autoridades proyectasen rápidamente las clases en línea sin tener en cuenta la realidad de nuestro entorno, e incluyeron solamente al alumnado de los cursos con exámenes de fin de ciclo. El resto de estudiantes quedó al margen sin saber qué sería de su futuro".

"En esta situación, cada establecimiento se vio forzado a recurrir a su propio ingenio", nos cuenta.

Continuidad del aprendizaje

Por otro lado, Nhyomog comentó que, al verse sin unas directrices a seguir, los empleadores de los centros educativos privados hicieron lo que quisieron con sus docentes para salvar la imagen de sus centros de cara a las familias, y lamentó que:

  • Las autoridades no consideraron útil consultar a los sindicatos.
  • La mayoría de docentes tuvo que trabajar sin ningún apoyo.
  • Algunos tuvieron que trabajar durante un número de horas ilimitado, a veces incluso dejando de lado su vida privada.

El impacto negativo de la COVID-19 en el sindicato y sus miembros

Además, Nhyomog señaló que el cierre de los establecimientos educativos —una de las medidas para limitar la propagación del virus— ha tenido como consecuencia que muchos docentes no cobraran sus salarios, algo que no ha quedado libre de consecuencias. Algunas de ellas son:

  • La suspensión o el recorte drástico de los salarios sin previo aviso ni consultas, en violación de la ley de Camerún;
  • El empeoramiento de la ya precaria situación del personal docente del sector privado: muchos viven de los cursos que imparten de forma paralela, con un salario de unos 80 euros mensuales durante los últimos 10 meses;
  • La pérdida considerable de cuotas de afiliación para el sindicato;
  • La acumulación de los atrasos en el pago del alquiler para el sindicato;
  • La reducción considerable de las posibilidades de comunicación y desplazamiento.

Por eso, SYNTESPRIC ha decidido involucrarse en:

  • Actividades de sensibilización e incluso defensa, dirigidas a los empleadores y a las administraciones responsables de vigilar la aplicación de las leyes vigentes;
  • El aumento de la membresía para conseguir una base de contribución más amplia mediante las cuotas de afiliación y una masa crítica "capaz de hacerse oír claramente contra el desprecio y el abuso";
  • El refuerzo de las aptitudes de los representantes de los centros educativos para que puedan contribuir a la captación de miembros y al mismo tiempo consoliden los logros realizados; y
  • Una buena comunicación sobre sus actividades.

Talleres organizados por SYNTESPRIC

Gracias al fondo de solidaridad COVID-19 de la Internacional de la Educación, el sindicato ya ha organizado talleres para sus miembros en varias regiones sobre los derechos sindicales y la sindicación.

Aunque ha lamentado que la participación del personal docente en los talleres se viera dificultada por la precaria situación en la que viven, Nhyomog se mostró satisfecho de que los talleres fueran tan útiles porque, "tanto las autoridades como los fundadores (propietarios de centros educativos privados), carecen de conocimientos sobre el papel que desempeñan los representantes de los empleados, de la importancia del sindicato. Sin ellos, el abuso es enorme". En varios talleres, las autoridades incluso expresaron su deseo de una presencia más sistemática del sindicato.

También se mostró satisfecho de que estos talleres hayan generado tanto entusiasmo entre el personal docente. Muchos llevaban tiempo esperando una iniciativa de este tipo para involucrarse realmente en el sindicato.

Por otro lado, el boletín sindical que SYNTESPRIC acaba de publicar debería ayudar a difundir el mensaje del sindicato en los centros educativos privados, y así permitir que el personal docente pueda defenderse mejor contra los abusos de poder.