Ei-iE

Dar voz al “ejército silencioso” que encarna el personal de apoyo educativo

publicado 6 febrero 2017 actualizado 7 febrero 2017

Cada establecimiento escolar cuenta con equipos de personal de apoyo educativo que trabajan conjuntamente con los/las docentes a fin de asegurar que todos los estudiantes tengan la oportunidad de recibir una educación de calidad, sin embargo, con demasiada frecuencia su trabajo y su contribución pasan desapercibidos.

“En Nueva Zelanda, a menudo lo llamamos el ejército silencioso, ya que realmente es el que hace posible que los establecimientos educativos puedan cumplir con su función y los niños cuenten con el apoyo necesario para aprender”, comentó Jane Porter, responsable de las campañas para el Instituto Educativo de Nueva Zelanda, el Te Riu Roa(NZEI), y miembro del Grupo de Trabajo sobre el Personal de Apoyo Educativo (PAE) de la Internacional de la Educación (IE).

Recientemente en Bruselas, Bélgica, en una reunión del grupo de trabajo centrada en las diferentes maneras de poner de relieve su sector, Porter explicó que el personal de apoyo educativo abarca “categorías muy amplias” de trabajadores y trabajadoras de la educación, más de 200 categorías solamente en su país, y aun cuando son de esencial importancia se les deja al margen de la reflexión general en torno a los sistemas de la educación pública.

“Todo el mundo sabe que cuando se va a la escuela se tiene un profesor o profesora”, afirma Porter, pero el ámbito del personal de apoyo a la educación ha evolucionado según las circunstancias. “Es un grupo que se ha desarrollado por necesidad, pero no proviene de una planificación deliberada”.

Destacando lo que ella denominó el “papel emergente” del personal de apoyo educativo para ayudar a los estudiantes con necesidades educativas especiales, explicó que, aun cuando algunas categorías de puestos de trabajo, tales como los psicólogos/as escolares, bibliotecarios/as o secretarios/as escolares, se adaptan fácilmente a la comunidad educativa, existen otras categorías para las que resulta más difícil hacerse un lugar en esta comunidad.

“Nos concentramos exclusivamente en las tareas, cuando debemos centrarnos en lo que el personal de apoyo educativo aporta al aprendizaje”, subrayó Porter, insistiendo en que el grupo de trabajo de la IE enfoca gran parte de su atención tomando como punto de partida el aprendizaje, más que a los/las docentes. “El personal de apoyo no existe para apoyar a los/las docentes, existe para apoyar la educación, para apoyar el aprendizaje”.

Desarrollar una estrategia

Este fue el claro mensaje del grupo de trabajo que se reunió los 24 y 25 de enero en la sede de la IE en Bruselas. El grupo de trabajo se puso de acuerdo sobre sus prioridades, actividades y métodos de trabajo. Reafirmó la necesidad y la voluntad de destacar el enorme trabajo realizado por estos profesionales para asegurar la provisión de una educación de calidad para todos los/las estudiantes.

“Creemos firmemente que el personal de apoyo educativo es de vital importancia para cumplir con la misión de la educación y debe ser capacitado para reivindicar su legítimo lugar en la comunidad educativa mundial”, señaló el Secretario General de la IE, Fred van Leeuwen.

Asimismo, van Leeuwen insistió en que el personal de apoyo educativo contribuye mejor a la educación, la salud y la seguridad de los/las estudiantes cuando forma parte de una fuerza laboral única y unificada, que trabaja directamente para los establecimientos y organizaciones responsables de la educación de los/las estudiantes.

“Pertenecer a este grupo de trabajo es un honor y una gran oportunidad para evaluar, definir e impulsar el papel desempeñado por el personal de apoyo educativo”, secundó Maury Koffman, miembro del Comité Ejecutivo de la National Education Association(NEA) y Presidente del grupo de trabajo.

El personal de apoyo educativo desempeña un papel esencial en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente en el ODS 4, ya que “contribuye a crear un entorno favorable a una educación de calidad y, con una visión de conjunto del niño, educa al estudiante en su globalidad”, subrayó. Asimismo, agregó que los establecimientos escolares no podrían funcionar si no contaran en su entorno con personal de apoyo educativo.

Sacar de la sombra al personal de apoyo educativo

Defendiendo un “enfoque global de la escuela, del niño y del estudiante”, Porter afirmó que “el éxito del aprendizaje se logra con algo más que la participación de los/las docentes”.

Reconociendo la preparación de numerosos sistemas educativos para trabajar con el personal de apoyo educativo para contar con “políticas realmente consistentes sobre este personal”, Porter señaló: “Necesitamos docentes que cuenten con un buen apoyo, pero tenemos que entender que los docentes representan una parte, no la parte de la fuerza laboral educativa, y que hay otras funciones que tienen que ser cuidadosamente pensadas yplanificadas”.

La aprobación de la Resolución sobre el Personal de Apoyo Educativo en el 7º Congreso Mundial de la IE en 2015 reafirmó la importancia del compromiso del personal de apoyo educativo y de la IE para mejorar la situación, los derechos y las condiciones de este personal y la importancia de prestar mayor atención a este sector.