Ei-iE

Los sindicatos de docentes de África planifican estrategias para garantizar la educación de los refugiados

publicado 2017-09-13 actualizado 2017-09-20

El Secretario General de la Internacional de la Educación ha insistido en la necesidad de que los sindicatos educativos, en África y en todo el mundo, sigan esforzándose para conseguir que los refugiados tengan derecho a acceder a una educación de calidad.

«Lo que nos reúne aquí en Adís Abeba es nuestra profunda preocupación sobre el destino de los niños desplazados a la fuerza», así como debatir «cómo materializar el derecho a una educación de calidad para el sector quizá más vulnerable de entre los marginados», destacó el Secretario General de la Internacional de la Educación (IE) en su discurso de apertura del Taller de la región africana de la IE sobre Educación de los refugiados que se ha celebrado del 13 al 15 de septiembre en Adís Abeba, Etiopía.

El alma misma de la profesión docente, recordó, es «el deseo de conseguir la igualdad en el aula, la escuela y, sí, en la sociedad como conjunto».

Además, explicó que este taller se basará en las conclusiones obtenidas en la conferencia del año pasado en Estocolmo (Suecia), donde se habló de cómo cubrir las necesidades educativas de los niños refugiados y ayudar a los docentes y sindicatos educativos en esta misión.

La Internacional de la Educación, afirmó, está preocupada por la cifra cada vez mayor de migrantes forzosos, por su sufrimiento, por el infierno vital que están atravesando y por su calvario y sus traumas. Ante esta tragedia humana sin precedentes, la federación de sindicatos global está «molesta por la reticencia de los gobiernos a respetar los convenios internacionales y centrarse en las causas originarias de la migración forzosa».

Por otra parte, van Leeuwen, que destacó que, desde el día de su fundación, la IE ha estado al frente de la lucha global por una educación de calidad para todos así como la igualdad de oportunidades para llegar hasta los más marginados, reconoció los progresos alcanzados y subrayó que, en 2015, la ONU decidió que todos los niños deberían tener acceso a una educación primaria y secundaria gratuita en 2030. Ese mismo año, la Cumbre sobre Refugiados y Migrantes de la ONU prometió que los estados miembros garantizarían el acceso a la educación a todos los niños desplazados a la fuerza dentro del ámbito de sus fronteras nacionales.

Los principales líderes educativos africanos exploran formas de garantizar el acceso a la educación de los refugiados y niños desplazados a la fuerza

El propósito principal del taller de Adís Abeba, insistió van Leeuwen, consiste en explorar formas de garantizar el acceso a la educación de los refugiados y niños desplazados a la fuerza en nuestros sistemas escolares nacionales, así como permitir que los docentes refugiados enseñen y debatan sobre los retos profesionales en la escuela y en las aulas.

Después de destacar que la escolarización de los niños de los migrantes forzosos, documentados o no, es una responsabilidad conjunta del gobierno, la sociedad civil, los padres, los estudiantes, los trabajadores organizados y los profesionales de la docencia, aclaró que, aunque el número de refugiados en los países occidentales es el más alto en muchas décadas, la mayoría de ellos no se encuentran en Europa ni en Norteamérica sino en países en desarrollo (aproximadamente un 88% de los 65,3 millones de personas migrantes forzosas).

Además, van Leeuwen, que reconoció que los países de África cargan con el peso de los refugiados y los desplazados internos, calificó el taller como «una declaración política»: «Tenemos que seguir sacando a la luz el fracaso de nuestros gobiernos a la hora de tratar las causas fundamentales de los desplazamientos masivos de personas que huyen de su hogar. Es imposible ver los acontecimientos horribles y brutales que suceden en zonas de conflicto de este continente sin anhelar que la voluntad política trate de resolverlos. Estamos siendo testigos de una combinación fatal de poca acción para resolver los conflictos y una negativa a aceptar a quienes huyen para salvar su vida».

Los sindicatos educativos deben atenerse a sus valores fundamentales

El líder de la IE afirmó que resulta crucial que los sindicatos educativos de África y de todo el mundo se atengan a sus valores fundamentales y luchen por el derecho a la educación de los más marginados porque «la educación no es la única solución, pero sin ella no se conseguirá ninguna».

También incidió en que el papel de los sindicatos educativos en África y en todo el mundo es: recordar a los gobiernos su responsabilidad de garantizar el derecho a la educación para todos los niños y jóvenes, incluidos los migrantes forzosos; garantizar la existencia de mejores instalaciones educativas en los campos de refugiados; ayudar a los miembros, docentes escolares y padres a acoger a los niños en las aulas y escuelas de nuestros sistemas educativos habituales y ofrecer a los educadores la posibilidad de desarrollarse profesionalmente en este aspecto.

La Internacional de la Educación, insistió van Leeuwen, apoyará a sus organizaciones miembros en su lucha  en el ámbito de la comunidad internacional; además, también intentará obtener financiación para programas que los sindicatos puedan querer llevar a cabo a favor de los refugiados.

Los 50 líderes educativos africanos continuarán explorando las formas de mitigar el impacto negativo del estatus de refugiado durante el taller. Debatirán cómo pueden trabajar los sindicatos educativos en este punto dentro de sus propias estructuras y con otras partes implicadas y agencias tanto gubernamentales como externas para superar los retos educativos a los que se enfrentan los refugiados, fomentar el derecho a enseñar de los docentes y el personal de apoyo educativo refugiados en sus países de acogida, y proporcionar un desarrollo profesional al personal educativo que trabaja con refugiados y población desplazada.

Por favor haga click aquí para ir al sitio web de la IE sobre de la educación de los/las migrantes y refugiados/as.