Ei-iE

Jamaica: La investigación de un sindicato destaca el papel clave del Estado y de las TIC en la provisión de una educación de calidad durante la pandemia de la COVID-19 y posteriormente

publicado 2020-08-31 actualizado 2020-09-02

El papel crucial del Estado y el acceso a las TIC en la educación se mencionan en los resultados clave de un estudio realizado por la Jamaica Teachers’ Association (JTA).

La temática de esta investigación de la JTA fue la “triangulación en la educación”, es decir, el proceso a través del cual el profesorado reúne pruebas que demuestran el aprendizaje del alumnado.

“Aunque, a primera vista, el tema de la triangulación en la educación podría no parecer el más sofisticado, su implicación en este campo es profunda y de largo recorrido”, declaró Byron Farquharson, secretario general de la JTA. “Para que la educación resulte significativa y beneficiosa, debe centrarse en ayudar a la persona con el propósito fundamental de que encaje en la sociedad y se pueda convivir con ella”.

La triangulación en la educación tiene que ocuparse de todos los miembros de la sociedad, con independencia de sus circunstancias, para aprovechar la totalidad de los recursos del entorno y generar una ciudadanía que pueda contribuir al desarrollo humano, añadió.

El papel del Estado

Por eso, la triangulación en la educación requiere que el Estado, junto con otras partes implicadas, desempeñe un papel básico en la enseñanza. Farquharson destacó que la educación no es un elemento discriminatorio sino inclusivo. La sociedad tiene derecho a ella de forma equitativa e, individualmente, todos y todas somos responsables de garantizar que nadie se quede fuera o que a nadie se niegue el acceso a las oportunidades que ofrece la educación, indicó.

Farquharson señaló que “la triangulación en la educación debe ofrecer calidad, acceso y equidad al conjunto de la ciudadanía”.

La importancia de la investigación

La JTA pone el foco en la investigación. Diversos estudios han demostrado la importancia de la investigación en el proceso educativo y también para garantizar una educación de calidad para todos y todas, en especial ante una situación como la pandemia de la COVID-19.

“La JTA se enorgullece de desempeñar labores de investigación a través de sus comités”, afirmó su presidente, Owen R. Speid, en una revista sindical dedicada a la investigación de la triangulación en la educación. “El Comité sobre Educación e Investigación del sindicato ha crecido estratégicamente y ya no se dedica solo a realizar encuestas y entrevistas; ahora su objetivo global consiste en extraer conclusiones sobre tendencias en la educación, tanto en un ámbito local como internacional”.

Por otra parte, Speid añadió que la JTA, como entidad profesional, subraya constantemente que “la educación no se acaba en el momento en el que se obtiene un título, sino que está presente en todo aquello que aprendemos y aplicamos a nuestra forma de vivir. En una sociedad en la que viven personas con diversos puntos de vista sobre educación, resulta fundamental recalcar a la gente que todas las partes implicadas contribuyen de forma significativa al desarrollo de una estructura educativa sólida”.

Acceso a las TIC

Dicha estructura educativa debe incluir el desarrollo tecnológico y la disponibilidad para acceder a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), indicó Nadine Molloy, líder de la JTA y miembro del Consejo Ejecutivo de la Internacional de la Educación. Además, añadió que los avances en este sector han ido muchas veces por delante de los de numerosos centros educativos.

“Lo que es evidente para muchos profesionales de la educación a día de hoy es que este retraso no puede continuar mientras somos testigos de la lucha entre modelos económicos y de sus promesas por mantenerse a flote”, afirmó. “En un periodo de tiempo relativamente corto, un minúsculo virus ha viajado por todo el mundo y, literalmente, ha paralizado la vida que conocíamos. Los sectores que han adoptado la tecnología son los que mejor lo han llevado […] y la pandemia actual solo ha acelerado lo inevitable y obligado a las escuelas capaces de hacerlo a integrar el uso de las TIC. Los centros escolares con sistemas tradicionales están cerrados”.

“Aún no existe consenso en cuanto al nivel de comprensión de la situación a la que se enfrenta el profesorado en estos momentos ni sobre lo que supondrá integrar por completo la tecnología en nuestros procesos de formación, aprendizaje y evaluación de un modo significativo”, añadió.

Posibilidad de usar la tecnología

Molloy también insistió en que las instituciones educativas deberían formar a graduados capaces de utilizar la tecnología básica de cualquier sector con independencia del servicio que preste al usuario y lamentó el hecho de que esto no sea lo que ocurre en la actualidad. Pero quizá estos sectores puedan encuadrarse mejor en el ámbito de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS) o, por ejemplo, del propio Plan para el Desarrollo Nacional de Jamaica Vision 2030.

Por tanto, su consejo es que los equipos docentes y las escuelas lideren esta redefinición de la forma y de la aplicación de las TIC en la educación. Este nuevo diseño debería dar lugar a espacios alineados con las necesidades que el mundo laboral y lúdico tendrá dentro de 10 a 15 años.

Las TIC: otra herramienta educativa

Al mismo tiempo, Nadine Molloy señaló que la adopción o reestructuración de las TIC no puede entenderse como la panacea para la esencia de la educación ni para las oportunidades que se derivan de la función educativa. Por el contrario, las TIC han de verse como una herramienta educativa más, alineada con la forma actual de acceder a la información, la comunicación y la innovación. Esta reorientación se basa, principalmente, en la calidad de la vida que imaginan los equipos docentes y sus sindicatos.

“En nuestra calidad de personal docente y educativo, debemos convertirnos en personas que piensen constantemente en la motivación del alumnado”, insistió. “Tenemos que destacar por nuestra creatividad e innovación en el uso de las TIC y de otras herramientas que nos permitan seguir siendo relevantes en los próximos años”.

IE: TIC supervisadas para proteger el proceso de aprendizaje

Molloy también mencionó la declaración de la Internacional de la Educación sobre el uso de las TIC en la educación, en la que se indica que “las TIC pueden constituir una importante herramienta para mejorar la enseñanza y el aprendizaje […] y facilitar nuevas formas de interacción entre estudiantes, docentes, el personal educativo y la comunidad, […] pero deben utilizarse en los centros de enseñanza bajo la supervisión de profesionales adecuadamente cualificados y formados, que cuenten con la experiencia necesaria en pedagogía y en educación para garantizar que su influencia no deteriore o perjudique el proceso de aprendizaje o el desarrollo del alumnado”. Según Molloy, este extracto captura la esencia del papel crítico del debate y de los comentarios del personal docente.

“Nuestro objetivo debe ser el acceso por parte del alumnado a un aprendizaje relevante, significativo y permanente. Ha de movernos una filosofía en la que asumimos el liderazgo desde la posición que ocupemos para garantizar que el cambio, aunque sea gradual, se materialice”, concluyó. “Debemos lanzar un mensaje claro: en nuestras aulas nos estamos preparando para la llegada de la quinta revolución industrial. Conocemos la historia, valoramos nuestras tradiciones y queremos preservar nuestros derechos, pero tenemos que cambiar con los tiempos y hacerlo de una forma responsable”. 

Puntos de información

La revista de la JTA dedicada a la triangulación de la educación también menciona la resolución sobre el futuro de la profesión docente de la Internacional de la Educación, además de incluir una comparativa entre el sistema educativo jamaicano, los países escandinavos y Singapur.